Educadoras y educadores

Vocación de nuestro equipo

Creemos que las personas que trabajan con nuestros seres más queridos deben tener una vocación real por su trabajo, nuestro equipo esta formado por profesionales a los/las que les apasiona trabajar con niños y niñas.

Pasión por la infancia

Las personas dedicadas a la educación infantil que trabajan en nuestro centro sienten la emoción y la pasión por la infancia, quieren disfrutar cada minuto con los peques y dar la mejor versión de si mismos/as.

Tolerancia y respeto hacia la diversidad

Cada niño, padre y madre son diferentes entre sí. En el caso de los peques no se puede pretender que todos tengan el mismo ritmo de aprendizaje ni de autonomía. Por eso, es importante saber respetar a cada niño sin presionar, estresar ni agobiar.

Sensibilidad y comprensión

No solo sensibilidad hacia la infancia. Como se comentaba anteriormente, los educadores infantiles hablan mucho con las familias, y en muchas ocasiones, se crea un vínculo muy bonito y especial. El apoyo, la empatía y la sensibilidad de los educadores infantiles hacia esos padres y madres será muy importante.

Creatividad e imaginación

La imaginación y la creatividad son fundamentales. Nuestro personal pensará, inventará y adaptará, muchas dinámicas, actividades y juegos para los niños, siempre intentando fomentar la creatividad y la imaginación.

Educación emocional

La educación emocional es imprescindible. Nuestros educadores y educadoras infantiles conocen estrategias y herramientas para expresar de manera adecuada y asertiva las emociones.